¿Cómo salir de la Depresión?

  

Como Curar la Depresión

Este padecimiento puede ser superado si la persona desarrolla en sí misma los recursos internos necesarios para su recuperación, ampliando su campo de percepción y sus fortalezas psicológicas.

La solución No es adaptarse a lo que pasa, sino convertirse en protagonista de lo que pasa, asumiendo la responsabilidad de la propia vida.

perro alegre

Sin embargo tenemos que tener en cuenta que no todas las situaciones son iguales, no todos los cuadros de depresión tienen las mismas características. Y cada cuadro requiere también su propio tratamiento.

Cómo conseguir superar este padecimiento

  

En la actualidad existen distintos y variados tipos de tratamiento que pueden ayudar a quienes sufren depresión. Podemos clasificarlos en:

Tratamientos:

En las depresiones leves a moderadas (según evaluación del profesional) se obtienen resultados positivos con las psicoterapias y las terapias naturales. Pero las depresiones más profundas (mayor o severa) o que llevan mucho tiempo y se han cronificado, en el caso de duelos mayores a 2 años, por ejemplo, es necesario recurrir a la medicación psiquiátrica alopática u homeopática.

Cada persona recurrirá para la medicación a profesionales de la medicina, ya sea psiquiatra u homeópata según elija de acuerdo a su criterio, a la repuesta de su organismo, y del tipo de tratamiento más o menos natural que prefiera.

Igualmente en el caso de las Psicoterapias existen tres corrientes o enfoques de la psicología que tienen resultados probados para combatir la depresión. Se trata de la Psicoterapia Cognitivo Conductual, la Gestalt y el EMDR. También es posible combinar estos tres enfoques de la psicología para conseguir dar ayuda eficiente a las personas. La Terapia grupal y los talleres psicológicos colaboran al desarrollo de habilidades sociales y vínculos.

Además se considera de mucha utilidad la lectura de textos especiales dedicados a la autoayuda como el consumo de algunos alimentos que estimulan ciertos desarrollos químicos del organismo.

*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *