Depresión Infantil

  

Características de la depresión en la infancia

Los niños pueden sufrir depresión sin embargo es poco frecuente y hay que diferenciarla de la tristeza.

Muchas situaciones en la infancia de un niño pueden entristecerlo (separación de los padres, pérdida de un ser querido, accidentes, enfermedades, poca valoración del niño, falta de afecto, soledad, abandono, etc.) sin embargo los niños tienen mecanismos psicológicos para adaptarse a estas situaciones y superarlas en el corto plazo.

  

Es más frecuente que la depresión infantil se muestre a través de síntomas físicos (psicosomáticos) o alteraciones de la conducta.

Por ejemplo es común que experimente alteraciones en sus hábitos de vida, como por ejemplo: trastornos del sueño, pérdida de apetito, trastornos de conducta y alteraciones en el peso corporal. También la falta de control de esfínteres o la eneuresis (orinarse de noche) son frecuentes.

Tratamientos

No es aconsejable la medicación en niños. Lo aconsejable es recurrir a un psicólogo especializado en niños con orientación cognitivo conductual o gestáltica.